por Fernando Bonsembiante

 Había estado caminando por la playa, poco antes de que se pusiera el sol. Mientras caminaba había visto un barco cerca del horizonte. El barco era grande, blanco, y tenía unas velas blancas enormes desplegadas. Mientras lo miraba, el barco se había estado acercando, en la penumbra cada vez mayor, hacia la playa, hacia donde estaba él. Cuando el barco estaba más cerca suyo pudo ver que alguien estaba sacando pequeños botecitos y los dejaba caer, suavemente, al agua. Desde donde estaba, en la playa, no podía ver, aunque esforzara la vista, qué había dentro de esos pequeños botecitos. Podía ver una especie de bultos de colores claros, un color azul pastel, uno de un color rosado claro, otro amarillo, pero era imposible saber qué había adentro. Los botecitos se balanceaban con el movimiento del mar, subían y bajaban, lentamente, bajaban y subían, el mar se movía suavemente, como una gran cuna, subía, se retiraban las olas, bajaba, las olas inundaban la orilla, y con cada subida, los botecitos, cinco eran, dos azules, uno amarillo, uno rosa y uno verde, subían, y con cada bajada del mar, los botecitos, todos con un bulto misterioso adentro, bajaban, todos juntos.
 Ese movimiento del mar, adentro, afuera, adentro, afuera, le hacía pensar en algo, le recordaba algo que hacía lo mismo, uno, dos, uno, dos, y mientras pensaba en que era, su respiración se hizo más rápida, y el aire, de repente, se puso pesado, frío, húmedo, y empezó a llover. El agua caía encima suyo, lo mojaba totalmente, estaba fría, agradable, el día había sido caluroso y la lluvia refrescaba su cuerpo, la ropa mojada le pesaba, era molesta, le daba ganas de sacársela, y eso hizo, metió todo en su bolso, mojado como estaba, y así podía empezar a sentirse más liviano, con cada gota que caía sobre su cuerpo, podía sentir el pequeño golpe hacia abajo, podía sentir la humedad, el agua chorreando y bajando por su piel, y se sentía cada vez más liviano, mojado y liviano, podía imaginarse que podía volver a su casa flotando por el aire, volando, flotando por encima de las nubes, y poder ver las estrellas brillantes, de colores, por encima suyo, y la luna, luna llena, luminosa, con ese dibujo oscuro sobre su superficie, que algunos decían que era un conejo, y otros decían que era una niña con una carretilla, y abajo suyo las nubes de lluvia, negras, y a lo lejos podía ver el mar, en el horizonte, y ver el borde de las nubes en el punto en que se confunden con el mar.
 Al otro lado las nubes terminaban sobre un campo, verde, oscuro, enorme, y si quería seguir subiendo podía, porque era liviano, muy liviano, y podía ver el mundo desde muy, muy arriba, y darse cuenta de que esa tormenta que veía abajo abarcaba toda la costa, cien kilómetros de nubes paralelas a la costa, mojando ciudades, campos, mojando hombres y mujeres, bebés, mojando kilómetros y kilómetros de ruta, inundando casas y regando campos, mojando por igual a todos. Y desde más arriba, la tormenta era sólo un puntito, insignificante, y se daba cuenta de que sólo llovía bajo esa, ahora pequeña, nube de cien kilómetros, y que el resto del continente estaba seco, o había nubecitas insignificantes como esa por otras ciudades, pequeñas nubes que cubrían países enteros. Y si se movía hacia el oeste y seguía el sol, habían partes del mundo en las que todavía era de día, en ese momento era apenas pasado el mediodía en California y faltaba poco para que terminara la noche en Tokyo, y llovía en la provincia de Buenos Aires, y había sequía en Australia, y vientos huracanados en el sur de Chile, y desde ahí podía ver una tormenta de nieve en Alaska, y podía ver un volcán en erupción en Hawaii, podía ver un incendio en Perú y una inundación en Brasil, y, de repente, prefería mirar hacia arribe, hacia la luna, donde no pasaba nada de nada, todo estaba quieto y tranquilo, en calma, un pedazo de mármol, blanco, con manchas oscuras, flotando, solamente flotando en el espacio, en medio del vacío, blanco sobre negro, negro con puntos luminosos, de colores claros, dos puntos azules, podían ser estrellas, un punto amarillo, quizá un sol lejano, un punto rosa, grande, quizá era el planeta Marte, un punto verde claro en la lejanía, todos llevando una carga de misterio, quizá había gente también en esos lugares lejanos, quizá habían tormentas, inundaciones, fuegos, volcanes, sequías, el fuego quizá era verde y el agua era roja, quizá el mar era amarillo y el cielo naranja, quizá tenían dos lunas violetas o una pintada a rayas blancas y negras, con puntitos verdes.
 

----------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

Cuadrado.

El cuadrado es una figura antidinámica, anclada sobre sus cuatro costados; simboliza la detención, o el instante afianzado; implica la idea de estancamiento, de solidificación, o incluso de estabilización en la perfección, como ocurre en el caso de la Jerusalén celestial. Mientras que el movimiento fácil es circular, redondeado; la detención y la estabilidad se asocian con las figuras angulosas y con las lineas duras y bruscas.
 El cuadrado es una de las figuras geométricas más frecuente y universalmente empleadas en el lenguaje de los símbolos. Es uno de los cuatro símbolos fundamentales, con el centro, el círculo y la cruz.
 1. Es el símbolo  de la tierra, por oposición al cielo, pero también, en otro nivel, es el símbolo  del universo creado, tierra y cielo, por oposición a lo no creado y al creador; es la antítesis de lo transcendente.
 Muchos espacios sagrados adoptan forma cuadrangular (altares, templos, ciudades, campamentos militares) y a menudo el cuadrado se inscribe en un circulo, que puede ser una colina redonda o un circulo de colinas; ambos casos se patentizan en la Roma Quadrata, y en la ciudad de Roma.
 2. Platón considera el cuadrado -y el circulo absolutamente bellos en sí. Abu Ya’qub dice de la tétrada, número del cuadrado, que es el más perfecto de los números: el de la inteligencia y el de las letras del divino nombre (Allh). La simbólica del cuadrado y la del número cuatro se juntan. Los hebreos hacían del Tetragrámaton el Nombre -impronunciable- de la Divinidad (Jhvh). Los pitagóricos hacían de la tetraktys (y también del cuadrado de cuatro, es decir, dieciséis) la base de su doctrina. El número cuatro es pues en cierta manera el de la perfección divina; de forma más general es el número del desarrollo completo de la manifestación el símbolo  del mundo estabilizado. Este desarrollo se efectúa a partir del centro inmóvil según la cruz de las direcciones cardinales. La cruz en el cuadrado es la expresión dinámica del cuaternario. La manifestación solidificada se expresa por el simple cuadrado así como el modo de vida sedentario -o civilización- se expresa por la forma cuadrada de la ciudad, mientras que los campamentos y las tiendas de los pueblos nómadas son redondos. Las edades del mundo, la vida humana, el mes lunar están ritmados por el cuaternario, mientras que las cuatro fases del movimiento cíclico se expresan por el circulo. La división efectuada por los dos diámetros perpendiculares es la verdadera cuadratura del círculo. La tierra, medida por sus cuatro horizontes, es cuadrada. Está dividida en sus cuatro regiones, ocupadas por las cuatro castas, por los cuatro brazos o las cuatro caras de la Divinidad: cuatro brazos de Vishnú, de Shiva, o de Ganesha; en Angkor, cuatro caras de Tumburu, pero aún más evidentemente del Lokeshvara multiplicado del Bayon. Los mandala tántricos o arquitectónicos, imágenes del cosmos, son cuadrados con cuatro puertas cardinales. El cuadrado es la figura básica del espacio; el circulo, y particularmente la espiral lo es del tiempo.
 3. También en China el espacio es cuadrado, estando cada oriente dominado por una montaña cardinal. «Para los chinos la forma cuadrada de la Tierra es una idea muy antigua inscrita en la lengua. El espacio está definido por las cuatro direcciones yang, pero este término significa también cuadrado. Por esta razón el Dios del suelo se representa por un túmulo cuadrado, la capital es cuadrada, el dominio real también, etc. El espacio está así constituido por cuadrados encajados unos en otros (con relación al centro del mundo) o yuxtapuestos (alrededor de centros secundarios)». El emperador, el el centro, recibe de los cuatro orientes las influencias favorables, y expulsa hacia ellos las que son perniciosas. El espacio cuadrado se divide en provincias cuadradas, conforme al cuadrado mágico de Yu el Grande, e igualmente, según el Tcheu- li, en campos cuadrados. La ciudad, centro del espacio, es cuadrada, con cuatro puertas cardinales; los vasallos son recibidos en ella en las cuatro puertas y dentro se reúnen formando cuadrado, ya que se trata de restablecer el buen orden del mundo; el altar del suelo y la casa son cuadrados; el Ming-t’ang es cuadrado y tiene cuatro veces tres puertas que corresponden, como las de la nueva Jerusalén, a los doce meses del año. Las logias de las sociedades secretas son cuadradas con cuatro puertas, a las cuales corresponden los cuatro elementos. El universo chino antiguo debería ser también el plano ideal de la logia- es una serie de cuadrados encajados; lo que no deja de evocar el triple recinto, símbolo  a la vez céltico y cristiano, de los tres grados de iniciación, o de los tres mundos sobre los cuales se extiende la cruz redentora. El mismo simbolismo cósmico del cuadrado orientado se halla de nuevo en Corea, Vietnam y Camboya sobre todo, no solamente en el plano de los templos o de la capital angkoriana, sino también en la disposición del reino, que antaño habría sido dividido en cuatro regiones administrativas cardinales. El cuadrado orientado como forma del mandala de los templos -en la India, en Camboya, en Java- no se evocará aquí más que para recordarlo y con ocasión de la inversión posible del símbolo del cuadrado (véase n. 4). El cubo es, más aún que el cuadrado, el símbolo  de la solidificación, de la estabilidad, de la detención del desarrollo cíclico pues determina y fija el espacio en sus tres dimensiones. Corresponde al elemento mineral, al polo substancial de la manifestación (Guénon). La piedra cúbica del simbolismo masónico implica la noción de terminación, de perfección. La noción de base, de fundamento, de estabilidad no es ajena por demás al simbolismo de la Ea’ba de La Meca, que es una piedra cúbica. La qubbah musulmana es el cubo terrestre que soporta la cúpula celeste, la cual, a menudo, también descansa sobre cuatro pilares. Señalamos en la voz escuadra el simbolo cristiano del gammadion: es prácticamente un cuadrado que encierra una cruz, la síntesis pues de los dos aspectos del cuaternario. La cruz figura a Cristo rodeado de los cuatro Evangelistas, o de los cuatro animales que les sirven de emblemas.
 4. Mientras que el cielo es generalmente redondo y la Tierra cuadrada, el cambio de perspectiva permite a veces invertir las correspondencias simbólicas. Si, por ejemplo,
en la construcción del templo hindú, el cuadrado es fijación, cristalización de los ciclos celestes, puede inversamente significar la inmutabilidad del principio con relación al movimiento circular de la manifestación. Pero se vuelve sin embargo, en la construcción del altar védico, que es un cubo cósmico, a la noción primera. Granet ha observado también que los troncos celestes de los ciclos chinos son diez, y están dispuestos en cuadrado, mientras que las ramas terrenas son doce, y están dispuestas en circulo: lo que no deja de evocar el cambio de los atributos de Fo-hi y Niu-kua, descritos a propósito del compás
 5. En las teorías platónicas, el cuaternario se relaciona con la materialización de la idea, el ternario con la idea misma. Éste expresa las esencias, aquél los fenómenos; uno el espíritu el otro la materia. Mientras que el ternario realza la simbólica de la vertical, el cuaternario pertenece a la de lo horizontal. Uno une los tres mundos, el otro los separa, considerando cada uno a su nivel. Siguiendo a Plutarco (Isis, 106), los pitagóticos afirmaban que el cuadrado reunía los poderes de Rea, Afrodita, Deméter, Hestia y Hera. Comentando este pasaje, Mario Meunier precisa: el cuadrado significaba que Rea, madre de los dioses, la fuente de la duración, se manifestaba por las modificaciones de los cuatro elementos simbolizados por Afrodita, que era el agua generatriz, por Hestia que era el fuego, por Deméter que era la tierra y por Hera que era el aire.» El cuadrado simbolizaba la síntesis  de los elementos.
 6. a) En la tradición cristiana igualmente, el cuadrado, en razón de su forma igual en los cuatro lados, simboliza el cosmos; sus cuatro pilastras angulares designan los cuatro elementos. Dionisio Cartujano pide que el cuadrado sea examinado en su aspecto alegórico. Los cuerpos cuadrados, afirma no están destinados a la rotación como los cuerpos esféricos. Además, el cuadrado presenta carácter estable. La forma cuadrangular se adopta para delimitar numerosos sitios, tales como la plaza pública de Atenas. En la edad media se edificaban ciudades cuadradas: Sainte-Foy, Montpazier, etc. El templo del Graal es cuadrado. [El simbolismo cuadrado de la ciudad se patentiza en el caso de la reconquista de Valencia. Agujereados los muros de dicha ciudad por las tropas de Jaime I, y vencidos los moros con la ayuda principalisima de los caballeros leridanos, el rey otorga a la nueva ciudad cristiana las leyes y ordenaciones de la ciudad de Lérida, así  como los símbolos de su nuevo escudo, y concretamente las dos L que lo flanquean en ambos lados. Estas dos letras, que encabezan el nombre catalán de la ciudad madre (Lleida) son el simbolo de la doble escuadra, que equivale al cuadrado. Dar este símbolo  a la nueva urbe es darle «el patrón y la forma> ... y ello se realizó hasta en los aspectos más pragmáticos y materiales, puesto que hasta época reciente los síndicos  valencianos acudían  anualmente a Lérida para recibir y comprobar las medidas y los pesos.
 b) Villard de Honnecourt, que en el siglo xiti agrupó dibujos estilizados, nos da el plano de una iglesia cisterciense del siglo xlt, trazada ad quadratum. Ésta ofrece analogías  con las medidas del microcosmos, es decir, del hombre, según santa Hildegarda. El hombre hildergsrdiano, con los pies juntos y los brazos extendidos, tiene cinco medidas iguales en sentidos longitudinal y latitudinal; las dimensiones precisadas en el sentido longitudinal y de la anchura se presentan por cuadrados. Tal iglesia, ad quadratum, se inscribe en un rectángulo; su longitud implica tres cuadrados de igual medida.
Las iglesias cuadradas abundan en Gran Bretaña, tales como la catedral de Oxford, la iglesia de Ramsey, Saint Cross (Hampshire). Parece pues evidente que las iglesias cuadradas de Inglaterra no han recibido las influencias del Císter, y sin embargo, las pertenecientes a esta orden en la Gran Bretaña son todas cuadradas. En Alemania la mayoría  de las iglesias con ábside cuadrado derivan de la iglesia cisterciense de Morimond. En Francia, las iglesias cuadradas son cistercienses. Presentan ábsides planos, flanqueados por cuatro, seis u ocho capillas cuadradas. Los deambulatorios son rectangulares. Así  en Fontenay, segunda hija de Claraval, fundada por san Bernardo (l ll8), se abren capillas cuadradas y rectangulares sobre el crucero. Hay la misma disposición en Pontigny (1114), en Noirlac (1136), y en Scala Dei (l l42) que copian el plano de Fontenay. La catedral de Laon tiene un ábside cuadrado. El coro de la iglesia de Brinay es rectangular. En todas las iglesias cistercienses primitivas, el ábside es cuadrado, pero en las iglesias construidas al final del siglo xtt, y en el xrtt, el ábside es poligonal. Advirtamos que la iglesia de los santos Vicente y Anastasío, cerca de San Pablo de las Tres Fuentes en Roma, fue donada a san Bernardo en l l40 y muy probablemente reconstruida entonces con un ábside cuadrado. Toda una espiritualidad se inscribe a modo de símbolo en esas formas cuadradas de la estabilidad, de una estabilidad que debe interiorizarse.
 c) En la Guía  de peregrinos de Santiago de Compostela (atribuida comúnmente a Aimery-Picaud de Parthenay-le-Vieux), el autor compara la iglesia a un organismo humano, la gran nave se asemeja a un cuerpo cuyos brazos forman el crucero; sus dimensiones se calculan en función de las medidas humanas. El hombre cuadrado, con los brazos extendidos y los pies juntos, designa los cuatro puntos cardinales. Damos otra vez con el sentido de la cruz y las cuatro dimensiones que implica. Los autores de la edad media, amantes de las comparaciones, relacionaban al hombre cuadrado con los cuatro evangelios, los cuatro ríos del Paraíso  y puesto que el Cristo asume a la humanidad, también él resulta ser el hombre cuadrado por excelencia. Thierry de Chartres dirá que la unidad está en la base misma del cuadrado, pues se encuentra repetida cuatro veces.

[La terminología  militar conserva en el verbo «cuadrarse» la idea de colocar el cuerpo en armonía  con su centro y alineado con el eje vertical, es decir orientado por su misma morfología hacia las cuatro direcciones cardinales: frente, atrás, izquierda, derecha, que prefiguran la estructura de todo desplazamiento. El efecto de cuadrarse es la posición firme (¡firmes!), de la que parte cualquier tipo de movimiento en la instrucción de los soldados. Tal posición encarna a la vez la solidez y la fijeza del cuadrado que en este caso aparece como anterior a todo movimiento, es decir al circulo; tendríamos aquí  de nuevo la relación cuadrado-circulo invertida tal como se manifiesta en los casos ya señalados del templo hindú y de los atributos (escuadra y compás) de Fo-hi y Niu- kua. El rito militar de cuadrarse se realiza también cada vez que aparece lo Superior (sea en forma de bandera, de Santísimo  Sacramento, o de superior jerárquico), con lo cual se simboliza la relación  primigenia entre la tierra (cuadrada) y el cielo (superior)
  Conviene retener en la composición arquitectónica la simetría y la proporción. La iglesia románica se inspira en el Templo, el cual, siguiendo la tradición, representa en sus proporciones el templo del hombre. Sus dimensiones pueden inscribirse en un cuadrado. Pero la iglesia romana no es solamente ad quadratum, siguiendo el plano de la iglesia cisterciense publicado en el Album de Villard de Honnecourt; es a veces redonda. Aquí accedemos a otro símbolo: pasamos del espacio-tiempo al cielo de la eternidad. La iglesia ya no es el punto de partida de la evolución espiritual, sino que simboliza el término supremo.
 d) La forma cuadrada no es única. Pertenece al tiempo. En cambio la eternidad se representa por el circulo. Éste, después de haber evaluado el año, mide el tiempo, luego la eternidad y significa por último lo infinito. El círculo y el cuadrado simbolizan dos aspectos fundamentales de Dios: la unidad y la manifestación divinas. El círculo expresa lo celeste, el cuadrado lo terrenal, no en cuanto opuesto a lo celestial, sino en cuanto creado. En las relación es del circulo y el cuadrado, existe una distinción y una conciliación. El circulo será pues al cuadrado lo que el cielo es a la tierra, o la eternidad al tiempo, pero el cuadrado se inscribe en un círculo, es decir, que la tierra depende del cielo. Lo cuadrangular no es sino la perfección de la esfera sobre un plano terrenal (véase Album de Villard de Honnecourt, arquitecto del siglo xltt, publicado por J.-B. Lassus, Paris 1858; M. Aubert, con la colaboración de la marquesa de Maillé: L ’architecture cistercienne en France, Paris 1943, t. t, en particular ut, cap. I: Les Plans, p. 151 a 195; Edgar de Bruyne, Etudes d’esthétique médiévale, t. ii, Brujas 1946, p. 89-90). M.-M.D. 7. El cuadrado, la tétrada, ocupa también un lugar destacado en las tradiciones del islam.
 a) «Si comparamos el islam con un edificio, diremos que el techo es el reconocimiento de la unicidad de Dios (Shhada), los cuatro pilares la oración ritual (calal), el impuesto (zakat), el ayuno anual (eawn) y el peregrinaje a la casa de Dios. Esta noción de unidad monolitica se simboliza con la Ka’ba. «Originalmente, la palabra significaba a la vez ser cuadrado (tralba’a) y ser redondo (istadara). Es significati- vo que la forma de la Ka’ba también se preste a este doble sentido, al ser una parte cúbica y la otra semicircular... El símbolo supremo del islam, la Ka’ba, es un bloque cuadrado; expresa el número cuatro, que es el de la estabilidad. La casa árabe es también cuadrada, lo mismo que el mausoleo con cupula (kubba), elevado sobre la tumba de los santos musulmanes. El mausoleo cúbico representa la tierra o el cuerpo, con sus cuatro elementos, y la cúpula el cielo o el espíritu. El peregrinaje comporta en esencia ritos de circumambulación alrededor del cuadrilátero que constituye la Casa de Dios (Beit ul’lah). Encontramos pues, a dos niveles, arquitectónico y ritual, la conjunción cuadrado-círculo, que entrañaba ya la etimología. La Ea ’ba tiene cuatro muros; cuatro lineas que van del centro a las cuatro esquinas (arkan); está orientada sobre el eje de los cuatro pun-
 

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 Una tarde, tres meses después de que tomé residencia en Assok Ening, hubieron unos fuertes golpes en la puerta. La puerta abierta reveló a la luz de la lámpara un hombre de unos 35 años, con barba, una bata larga y suelta, y un cordón rojo alrededor de su cintura. "Monsieur", me dijo en francés, "Yo soy Metogo Zogo, Nganga Bwiti, y debo hablar con usted." Tenía su mirada fija, clavada en mí. "Usted está buscando la verdad aquí, pero no laa va a encontrar." Cuando dí un paso hacia atrás hizo una dramática entrada, deslizándose con sus vestiduras hasta el centro de la habitación. "Usted no me conoce, pero no soy un extraño. Soy un hijo de este pueblo, que recién volvió de un viaje largo y espiritual. He estado siguiendo la Verdad. No va a encontrarla en este pueblo hablando con esos viejos. Usted debe venir a la capilla de Bwiti en la casa de mis padres."
 El Nganga no podía contenerse "Usted quiere conocer las 'cosas antiguas'... pero aquí nadie las conoce. No las vieron. Nosotros, los Banzie las vemos cuando comemos Iboga. Ahí vemos a la 'gente antigua'. Conocemos las 'cosas antiguas' a través de ellos."
 "Ahora, seguramente querés saber por qué la condicion de este pueblo y de los Fang es desesperada. Nadie de este pueblo, excepto nosotros los Banzie podemos decirlo. La gente de aquí está perdida en el pecado. No pagaron el precio de esos pecados. No murieron por sus pecados. Pero nosotros los Banzie morimos y pagamos el precio. Morimos y volvemos, morimos y volvemos, cada vez más purificados. Usted debería bailar con el Bwiti. Usted escuchó el arpa de noche. Mientras todos esos pueblerinos duermen nosotros bailamos y viajamos lejos. La gente de aquí no va a ninguna parte. Vagabundean confundidos. No saben donde ir. Pero nosotros vamos lejos." Tomó el cordón rojo de alrededor de su cintura. "¿Ve este cordón? Es el camino del nacimiento y de la muerte. Nosotros seguimos ese camino. Nosotros conocemos la vida. Conocemos la muerte."

 El cordón rojo representa el cordón umbilical, que conecta a cada uno de nosotros hacia atrás, generación tras generación, hacia la Madre Original. A los iniciados se les advierte que en las visiones, rojo es el color del verdadero camino que lleva a los antepasados. En algunas versiones de Bwiti, al dios creador se puede acceder propiamente sólo a través de la madre. Bwiti es la única religión local que ha resistido con éxito las incursines del islam y del cristianismo. Dándole acceso a los iniciados a un ancestro africano universal, el Bwiti, unificó el movimiento de independecia de Gabon en los años 50.

Una experiencia con Ibogaina:

 "Lo primero que ví fue un destornillador amarillo pulsante, que luego desapareci'o de repente. Y lo próximo que supe fue que estaba subiendo por una escalera que llevaba a un trampolín de tres metros de altura. Mientras subía por la escalea, mi traje de baño desapareció y estaba desnuda. Mientras me zambullía en la pileta, apareció mi madre abajo mío, con las piernas abiertas, y yo estaba zambulléndome en su vagina. Mientras me acercaba, se convirtió en mi hermana, que se convirtió en una niña. Entonces entré al agua y terminó. La visión se convirtió en una nueva."
 "Por tres o cuatro horas, la forma en que cambiaban las visualizaciones era siempre la misma, y diferente de cualquier otro alucinógeno. Parecía que uno tenía una visión y luego una red dorada o plateada se la llevaba y  aparecía un conjunto enteramente nuevo de visiones."
 En otro trip, estaba viendo un esenario, y de repente empezaba la música. Parejas de cavernícolas entraban bailando al escenario. Los hombres estaban atrás de las mujeres y estaban bailando con ellos. Y luego entraron dos más al escenario arrastrando este corazón de piedra gigante. Luego tuvo la sensación de paneles abriéndose y él se deslizaba hacia abajo a tremenda velocidad, con todas sus experiencias ordenadas, accesibles como cajones de archivo pasando por frente a sus ojos." También experimentó una inmobilidad que sólo desapareció cuando cesaron las visiones, dejándolo en un estado extraño, de alta energía.
 El período alucinatorio termina abruptamente, y la primera reacción es "¿Qué pasó? Pensé que se suponía que iba a durar 36 horas". Entonces, de repente, te das cuenta de que no paró, simplemente cambió. Ya no estás viendo esa película, pero hay como grandes flashes de relámpagos y movimientos de luz por todos lados, pero no hay ese ondular, las cosas no pierden su forma normal, como pasa bajo grandes dosis de alucinógenos comunes como el LSD. o la mescalina, donde todo parece ondular. Otra diferencia era que normalmente con los alucinógenos, si uno mueve la mano se ve un patrón como de ondas. Con Ibogaina, no se ve una onda continua, se ven imágenes separadas, y yo lo noté por primera vez cuando estaba caminando por la calle. Estaba yendo hacia el lado oeste y me di vuelta, y habían siete imágenes separadas de mi. Y cuando daba un paso, aparecía una nueva y desaparecía la última.
 Durante el segundo período de alta energía, que dura de seis a doce horas, estás viendo todos esos flashes de luz, y lo que está pasando, es que estás recibiendo pensamientos, que soportaban el profundo material simbólico que salió en la fase inicial de tres o cuatro horas de visualizaciones. Por ejemplo podés estar pensando que toda la gente está actuando roles, que la interacción básica entre los humanos es en un tipo de nivel sexual, no verbal. Y eso disminuye lentamente, hasta que después de unas doce horas esa fase se cierra por completo. Aparentemente ocurre un efecto secundario de estimulación, y eso lentamente desaparece, en algo entre venticuatro y treinta horas, y el sujeto se va a dormir.
 

 En Gabon, Tabernathe iboga, la planta de la cual la Ibogaina es el alkaloide principal, es el sacramento de la religión nacional, Bwiti. Una vez en la vida, normalmente en la pubertad, se le da al iniciado una dosis suficiente de la raíz de la planta como para "abrirle la cabeza",  e inducir las dos a cinco horas de visualizaciones necesarias para "encontrar a los antepasados". Posiblemente puedan conocer al Bwiti, una especie de ancestro universal africano, entre el hombre y el ángel, el equivalente en su religión al espíritu santo de la cristiandad.
 

 A la hora de tomarla, empezás a sentirte mareado, y decís, wow, tengo que acostarme. Y el tiempo pasa, y de repente mirás para arriba y aparece una pantalla de cine. Encontrás un lugar,  puede ser una pared o el cielo raso, y lo que pasa es que tu inconsciente y todos tus recuerdos reprimidos aparecen, y podés verlos en una forma totalmente imparcial. De la misma manera que si estuvieses viendo una película. Es igual que estar viendo televisión. Y es el material que normalmente se libera por quince a veinte minutos por noche mientras uno está en sueño REM.
 Entonces, lo que pasa es que vas a otra etapa donde te hacés preguntas sobre lo que experimentaste, y sacás respuestas. Y luego pasás por un tercer período. Lográs acceso a la información almacenada en tus archivos hereditarios individuales. Conocés a tus ancestros. Para mí fue una experiencia muy espiritual.
 

 Me encontré con Bwiti la primera vez. De repente, este buda negro de 150 kilos, muy parecido a Fats Domino, aparece en la habitación y dice "¿que estás esperando? Vamos!" Me llevó a un viaje a una pirámide o una motaña de luz, y encima de ella había una estrella de David, una cuz, una estrella y una luna creciente, todos los símbolos de las religiones. Pero desde la cima de la montaña, brillando a través de todos ellos, pero superior a todos ellos, estaba esta luz enceguecedora. Y la reconocí como la luz que vió Moisés a través del arbusto en llamas.
 

 A los setenta minutos empezó a pegarme. Empecé a sentirme mareada. Entonces me dije 'pienso que me voy a acostar'. Mis ojos... mis párpados... cuando los empecé a cerrar se convirtieron en una pantalla de televisión. Y estoy viendo un escenario.
 Ella se encontró con el Bwiti: Llegué ante el trono, y su cara era una máscara con a cual gesticulaba 'si', 'no', muy enfáticamente, y tenía ojos increíblemente profundos, tan profundos que yo siempre pensaba que debían doler. Hablaba solamente con palabras simples. Dijo 'volvé!'. Al principio pensé que quería decir al principio de la Ibogaina, lo que yo quería hacer porque me estaba resistiendo, pero después entendí lo que quería decir cuando fuí propulsada hacia el principio del tiempo. Tuve toda mi vida presentada ante mi, aquí está, terminala.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

 La maldita cosa más completamente e inexorablemente maldecida, excomulgada, excluida, condenada, prohibida, ignorada, suprimida, reprimida, robada, brutalizada y defamada de todas las malditas cosas es el ser humano individual. Los ingenieros sociales, hombres de estado, sicólogos, sociólogos, investigadores de mercado, terratenientes, burócratas, capitanes de la industria, banqueros, gobernadores, comisarios, reyes y presidentes están perpetuamente forzando esta maldita cosa en planos cuidadosamente preparados y están perpetuamente irritados de que la maldita cosa no cabe en su molde asignado. Los teólogos lo llaman un pecador y tratan de reformarlo. El gobernador lo llama un criminal y trata de castigarlo. El psicoterapeuta lo llama un neurótico y trata de curarlo. Aún así, la Maldita Cosa no cabe en su molde.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Y, uno se traiciona pero tiene que comer... --decia Juan, mientras se vestia. -- Yo tuve una empresa, sabes, fabricaba  reglas de calculo, por supuesto estamos hablando de los sesenta, cuando todavia se usaban. Primero vinieron las importadas, de plastico. Las mias eran de madera, mejor calidad pero mas caras. Fue una competencia dura, pero la cosa recien empezaba... aparecieron las calculadoras. En un par de años hubo que cerrar en quiebra. Con deudas hasta el cuello me vi obligado a vender todo, y a duras penas logre poner un kiosquito. Me empezo a ir bien de nuevo, y ya estaba juntando plata para montar una fabrica de esponjas de metal. Tenia todo en un plazo fijo, pero me tentaron con un negocio increible: el doble de ---plata en una semana. Esa semana se convirtio en dos, el dinero ya era 4 veces mas. Imposible parar: dos meses duplicando la plata cada semana, recomendando a todos mis amigos que hagan lo mismo, hasta que mi confiable agente de negocios desaparece. Por supuesto, fui otra victima de la bicicleta financiera. Con deudas de nuevo, con todos mis amigos estafados tratando de matarme,  me escape del pais. Fui a España, donde empece como lavacopas, luego como mozo, hasta que llegue a tener mi propio restaurante. Pero al poco tiempo cayo la policia: mis papeles de inmigracion eran falsos, y tambien los de todos mis empleados. Dos años preso, y luego deportado. Como no tenia sentido volver, me fui a la India. Alli empece bastante bien, una persona que habia conocido en España me ayudo muchisimo, empezamos a traficar armas y al poco tiempo estabamos vendiendo misiles tierra-aire robados a agentes secretos Pakistanies. Pero no podia durar mucho la tranquilidad. Al cerrar una operacion, alguien empezo un tiroteo, no se si la policia, los compradores o alguno de los nuestros, jamas llegue a enterarme porque me pego una bala en la cabeza, fijate la cicatriz... Cuando me desperte habia pasado casi un año, y jamas pude encontrar a mi ex socio. En la ruina otra vez, tuve que trabajar para un evangelista recorriendo casas en Praga, entregando biblias y folletos. Yo era ideal para el trabajo porque no entendia una palabra del idioma, y me hacia el sordomudo. Despues de eso trabaje en Bulgaria arreglando telefonos. Otro trabajo facil, ibamos, mirabamos un poco los cables, y si teniamos ganas volviamos al mes a arreglarlo. A mi me gustaba porque lo mio siempre fue la electronica. Pero una vez mi jefe me encontro con su esposa, y  hui del pais. Imaginate, era un tipo muy pesado, no podia quedarme. Otra vez sin rumbo, decidi volver, pero, como imaginas, aca las cosas no son faciles, y me vi obligado a dejar de lado mis prejuicios... --decia mientras se ponia la peluca rubia y se ajustaba bien la minifalda de cuero-- ...Y, uno se traiciona pero tiene que comer.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

 Comodo, casi magica, virgenes es lo peligroso danino que siempre me pregunte por ahi. Probaste las vetas de si do realidad que tomo esta por caminos sonidos graves, sin ponerse.
 Cobre, competia en Villa Fiorito, no sintio que vos me parece que si no tenias.  Pasaba que ella tuviese todas las nubes lejanas con furia ataco al hombre que nosotros mismos. Era el, me queda claro ¿tecnologia, con corazon?  'Mejor vi a su vida, es problema de una tela para ser mas mas tarde, calido agradable. Por otro mas minimo, sin prestarle mas realista.  Ventana del fuego. Era el, me queda claro, tecnologia, está la variable oculta lo mas minimo, sin perderla. La próxima vez tratamos de nosotros, a empezar a abrirse. Vuelve la gloria.  Bienvenido, el camino. Probalo todas cada rol, ahora quieres.
 Era muy humedo, Adolf Hitler, pero a su nombre. Pero no lo que ese simple comentario de la vida en lo llama elecciones, ademas lo que hay nada que eso sea todavia nos enganaron, flaco. entonces se hundio en el aire. El lugar es problema de una sensacion de geografia.
 Ya va a un golpe militar que ya todos sus amigos querian descansar. Armaron el tunel cuando un semaforo o si do re de la rodea empieza su palacio. Vieron que ella no, se escuchaban, eran todos estos efectos, no es confusion, para aprender

El ruido de las explosiones lo despertaron. Miro por la ventana y no vio nada. Se iba a volver a dormir cuando se dio cuenta de que donde ahora habia un agujero ayer habia una ciudad. 'Supongo que esto significa que mañana no tengo que ir a trabajar' dijo y volvio a la cama.

El auto empezo a toser y se nego a seguir el viaje. 'Otra vez el carburador', dijo y se bajo a revisarlo. Cuando cerro la puerta del auto lo que tenia en la mano era la escotilla de un submarino. Estaban bombardeandolos y debian sumergirse. 'Por lo menos, uno asi no se aburre' dijo.

Estaba rezando en la iglesia. 'Por favor, dame una señal' dijo. En ese momento un terremoto destruyo la mitad de la ciudad de Osaka. Dos aviones chocaron en el cielo sobre Boston. Llovio sangre humana en Calcuta. 'Es inutil, jamas me contesta'.

Entro con paso decidido a la biblioteca de Babel. 'Aca hace falta un indice referencial' dijo con aires de suficiencia. Los empleados se le rieron en la cara. 'Alguna vez tratamos de empezar, pero es una tarea infinita como la misma biblioteca'. 'Excelente! tenemos nuestros empleos asegurados' dijo el bibliotecario y se puso a trabajar.